Innovar desde la ciudadanía

Pues sí. Parece que esto de innovar no era solo cosa de gurús o iluminados🙂

Las personas innovan, crean y mejoran. Individualmente o en grupo. En las empresas, en los barrios o en las calles. Con internet y las tecnologías como aliados.

Las iniciativas se multiplican y les ponemos nombres diferentes para intentar entenderlas, agruparlas o clasificarlas: innovación social, emprendimiento socialconsumo colaborativo o “sharing economy”.
Incluso nos atrevemos a modificar la forma en la que intercambiamos nuestros activos, a inventar nosotros mismos como será el dinero del futuro.

Tal y como se concluyó en el evento sobre consumo colaborativo celebrado en ESADE el pasado mes de Mayo, estas iniciativas serán clave para entender la economía de los próximos años:

  1. El consumo colaborativo ha llegado para quedarse, porque se trata de un cambio cultural y social.
  2. Sin confianza no hay transacciones, ni negocio.
  3. Este tipo de iniciativas puede suponer el “despertar” de empresas tradicionales o sectores en crisis.
  4. La escala ideal es la ciudad, el mayor espacio de innovación que jamás haya existido.
  5. Las políticas públicas serán clave para legitimar y dar seguridad a estos proyectos.
Y también en España, donde ya tenemos un fantástico abanico de opciones en ámbitos muy diversos: energía, transporte, turismo, servicios domésticos, …
Como sociedad, tenemos una gran oportunidad para potenciar ese emprendimiento “práctico”, que resuelve problemas comunes e importantes. Los emprendedores sociales ya están conectados en la red, compartiendo, colaborando e incluso estableciendo sus propios modelos, estándares y guías. Se han puesto manos a la obra, resolviendo problemas locales con visión global, luchando contra la pobreza utilizando las tecnologías.
El informe “Bridging The Pioneer Gap” de The Aspen Institute sobre incubadoras, aceleradoras e inversión en este tipo de proyectos lo deja bastante claro:
  1. La filantropía sigue siendo necesaria como fuente de ideas e iniciativas, aunque no es garantía de éxito cuando se llevan a cabo en forma de proyectos.
  2. El partnership con las empresas e inversores privados es conveniente para que las iniciativas sobrevivan.
  3. Es tan importante aprender de los éxitos como de los errores. Por ello es vital gestionar adecuadamente todos los datos y el conocimiento asociado a los proyectos.

Y como siempre, debemos entender que en el cambio de época que vivimos, “time lost is far more critical than money lost”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s